La violencia simbólica es nuestra religión

16036681031_e6803b1a2f_b

Vemos el islamismo como una atrocidad, la religión más machista y poco evolucionada. Los hombres musulmanes obligan a sus mujeres a cubrirse y las que lo hacen por propia voluntad son unas alienadas sumisas. A mi misma me horroriza ver a mujeres cubiertas de pies a cabeza y me ha costado, pero he logrado entender que yo, por más feminista y activista que sea, no estoy tan lejos de estas mujeres, de hecho nos parecemos muchísimo.

¿O acaso no moldeo mi cuerpo en relación a lo que la sociedad patriarcal espera de mi? ¿No me calzo unos dolorosos tacones cuando el evento social lo requiere? ¿No me pinto como una puerta para ir a una boda o salir de fiesta? ¿No me pongo a dieta para perder peso después de una temporada de “excesos”? ¿No he usado rellenos y push-ups que apretaban a más no poder para que mis pechos fueran más provocativos? ¿No me he arrancado de raíz mi bello corporal para parecer más limpia y femenina?

¿Y quién me obliga? Supuestamente nadie, pero solo alguien que poca autocrítica ha hecho puede pensar que realmente es decisión nuestra.

España es el país europeo donde más operaciones de estética se realizan. Que alguien me explique por qué nos horroriza más cubrir nuestra cabeza con un velo que modificar nuestro cuerpo atrozmente para encajar en el ideal de belleza que se espera de nosotras. Por qué es mejor arrancar nuestros pelos para parecer limpias y bellas que ponernos un pañuelo en la cabeza. ¿Por qué nadie se propone legislar sobre ello como sucede en tantas ocasiones con el velo islámico? ¿Por qué no se prohibe entrar en las discotecas con unos dolorosos tacones en vez de pedirlo en el dress code del local en cuestión?

Nadie nos pone una pistola en la cabeza para que lo hagamos, simplemente es violencia simbólica, aquella que no utiliza la coacción, sino la emisión de mensajes, iconos o signos que transmiten un imaginario de qué es una mujer y lo naturalizan.

Nuestra cultura nos ha impuesto unos esquemas y nos los hemos creído hasta el punto en que nos desdoblamos, nos miramos a nosotras mismas, y a las demás mujeres, como creemos que nos miran los hombres. Adoptando unas actitudes y una imagen externa que se adapte a lo que a ellos les gustará, y nos creemos que lo hacemos porque nos gusta a nosotras.

Qué normalizado está y qué engañadas vivimos para pensar que las feministas de occidente somos rebeldes y las musulmanas sumisas.

¿Qué justificación me encuentro? Ellas lo hacen por religión, les han comido el coco parece. En este caso, la violencia simbólica sería nuestra religión, me parece una eficaz comparación. Pero para romper con este eurocentrismo me gustaría preguntar ¿por qué no nos repugna el catolicismo? Hasta donde sé es, como todas las religiones, machista a más no poder. No olvidemos que aún existe un país en Europa donde las mujeres siguen sin poder votar ni salir elegidas, el Vaticano, sí, la casita de este Papa tan “progre” y compasivo que tienen los católicos. No olvidemos lo que predica la Biblia:

Que la mujer sea sumisa y aprenda en paz. No permito que la mujer enseñe o mande a los hombres; que se quede tranquila. Miren que Adán fue formado primero y después Eva. Y no fue Adán el que se dejó seducir; la mujer se dejó seducir y luego desobedeció, y se salvará por la maternidad con tal que ellas perseveren en la fe, el amor y una vida santa, y que sean capaces de moderarse”. Y otras muchas lindezas que esta religión nos reserva a las mujeres.

Así que no, nada nos hace más feministas. Musulmanas, católicas y ateas seguimos esclavizadas por una sociedad patriarcal.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s