Vamos a hablar del príncipe azul

principe-sapo

“Sin él no soy nada”, “no sé vivir si no es con él”, “es mi media naranja”, “estamos destinados”, “sin él me falta una parte de mi”, “soy suya y de nadie más”. Qué bonito… ¿Esto es amor? A muchxs os lo parecerá, a nosotras también nos lo parecía, pero de nuevo no es más que un mito. Un mito romántico que nuestra sociedad nos ofrece, un modelo de conducta que nos dice cómo deberíamos comportarnos, cómo hemos de sentir, cuándo, con quién sí, con quién no… Este romanticismo hace que idealicemos el amor dificultando que entablemos relaciones sanas, normalizando, justificando y tolerando comportamientos claramente abusivos y ofensivos.

captura-de-pantalla-2016-12-07-a-las-10-46-58

Algunos mitos del amor romántico

El amor todo lo puede

Hartxs estamos de oírlo. El creer que no importa lo que pase, no importa cuántas piedras y dificultades te encuentres por el camino, el amor es omnipotente y logrará triunfar para poder ser felices y comer perdices.

Este mito impulsa al cambio por amor, a cambiar nuestra forma de ser porque nada es más importante que ser felices con tu príncipe azul. Es también una normalización del conflicto, puesto que no importa cuánto discutáis, cuánto os odiéis, el amor es omnipotente. ¿Os suena el “los polos opuestos se atraen”? Siempre nos ha hecho gracia. Dos personas completamente distintas pueden encajar a la perfección sin importar las controversias, una vez más: el amor todo lo puede.

El amor verdadero lo perdona, lo aguanta todo ¿compatible con el maltrato? No importa lo mal que se haya portado conmigo, nuestro amor lo supera todo, somos la mejor pareja y nada puede cambiar eso.

El amor verdadero predestinado

¿Es tu media naranja? ¿Una parte de ti que estabas destinadx a encontrar? No, no te falta ninguna parte. Estás completx y encontrar a alguien con quien mantener una relación sentimental no hace que tu vida cobre sentido por fin.

naranja3

Dejemos de buscar algo que nos complemente, ya estamos completxs, ya somos nosotrxs y nadie debe cambiarnos, ni a nosotrxs ni la forma de vernos. Este mito también defiende que sólo existe un amor verdadero en la vida y nuestra función es buscarlo y buscarlo hasta encontrarlo, cuando nuestra vida haya cobrado sentido, cuando hayamos cumplido nuestra misión. Por supuesto este amor también es eterno, recuerda que estáis destinados y nada puede acabar con ello.

El amor requiere entrega total

Por supuesto no hay nada más importante que el amor. Nuestra pareja es el centro de nuestra entera existencia y debemos ser capaces de hacerle feliz y poner todo nuestro empeño en ello. Hemos de entregarnos totalmente, renunciando a nuestra intimidad y nuestros secretos.

Amor es posesión y exclusividad

Todo concluye en el matrimonio, obligatorio. Este mito justifica los celos puesto que le perteneces a él/ella y a nadie más y cualquiera puede ser su rival. Son comportamientos que a menudo se consideran como una prueba de amor, de hecho, en muchas ocasiones nos preocupamos si nuestra pareja no lo siente cuando en realidad es sinónimo de posesión y desconfianza. Una actitud totalmente tóxica. Según este mito, el amor requiere fidelidad, y sobre todo exclusividad.

No puedo ser la mujer de tu vida porque ya soy la mujer de la mía

e71bffde9df38d40157b68a72cecf971

En el caso de las mujeres este mito es aún más perjudicial. Pues como decía Kate Millet: “El amor ha sido el opio de las mujeres, como la religión el de las masas. Mientras nosotras amábamos, los hombres gobernaban”. No es que el amor en sí sea malo, pero la sociedad patriarcal lo ha empleado para engatusar a la mujer, hacerla dependiente una vez más de un hombre, en todos los sentidos.

Las mujeres recibimos una educación sentimental más intensa, muy distinta de la que reciben los hombres. Desde pequeñas nos han educado por y para el amor. No hay más que ver las películas de princesas de Disney, la publicidad, los medios de comunicación, los libros, etc. Desde niñas, todo en la vida de una mujer se hace en función de la obligación del amor. No un amor hacia ellas, sino un amor hacia los demás: los padres (cuando sean mayores serán ellas quienes deban cuidarlos), a los hermanxs (hermanas haciendo de madres), a los hombres y por supuesto a los hijos. Insistimos, el amor no está mal, lo que lo está es la obligación de amar que se nos inculca. Por supuesto que el amor es el opio de las mujeres, es un sedante anestésico para que las mujeres no se rebelen.

No hay más que ver las diferentes connotaciones que tiene la soltería en un hombre y en una mujer:

Mientras que un hombre soltero se considera un triunfador que ninguna mujer ha sabido “cazar”, un soltero de oro, la soltería de las mujeres es negativa (muy relacionada a menudo con su edad, es una solterona. ¿Por qué? Porque el único fin de las mujeres es casarse, tener hijos. Desde los principios de la historia las mujeres que no se casaban no era porque no querían, sino que las tachaban de lesbianas, insoportables, raritas… Mientras ellos eran exigentes e indominables, porque los hombres han nacido para ser independientes, para vivir a su manera y seguir su camino.

Un ejemplo muy específico de esto es el que propone Feminista Ilustrada comparando la soltería de George Clooney con la de Charlize Theron.

solteros.png

Otras frases de feministas sobre el amor

“El día que una mujer pueda no amar con su debilidad sino con su fuerza, no escapar de sí misma sino encontrarse, no humillarse sino afirmarse, ese día el amor será para ella, como para el hombre, fuente de vida y no un peligro mortal”. Simone de Beauvoir

“En el amor seguimos siendo muy idealistas. Somos supermodernas, con todos los elementos de la modernidad -pensamiento crítico, principio de realidad, análisis concreto-, pero en el amor nos perdemos, y seguimos queriendo amar y que nos amen según los mitos tradicionales, universales y eternos que han alimentado nuestras fantasías”. Marcela Lagarde

“Si las mujeres pudieran contemplar con mayor serenidad la posibilidad de una vida sin pareja, sin sentirse por ello solas o fracasadas, o con una pareja mujer, sin sentirse por ello abyectas y rechazadas, no aguantarían tanto la violencia de los machos”. Itziar Ziga 

““Por amor” aguantamos insultos, violencia, desprecio. Somos capaces de humillarnos “por amor”, y a la vez de presumir de nuestra intensa capacidad de amar. “Por amor” nos sacrificamos, nos dejamos anular, perdemos nuestra libertad, perdemos nuestras redes sociales y afectivas. “Por amor” abandonamos nuestros sueños y metas, “por amor” competimos con otras mujeres y nos enemistamos para siempre, “por amor” lo dejamos todo… Por eso este “amor” no es amor. Es dependencia, es necesidad, es miedo a la soledad, es masoquismo, es fantasía mitificada, pero no es amor”. Coral Herrera Gómez 

“Cada una de nosotras ha estado tan hambrienta de amor por tanto tiempo que queremos creer que el amor, una vez que lo hayamos encontrado, será todopoderoso”. Audre Lorde 

 “Como soy una mujer, se espera que yo quiera casarme, se espera que en todas las decisiones de mi vida siempre tenga en mente que el matrimonio es lo más importante. El matrimonio puede ser una fuente de alegría, amor y apoyo mutuo pero ¿por qué se enseña a las chicas a que deseen casarse y no se enseña lo mismo a los chicos?”. Chimamanda Ngozi Adichie 

“Tú piensas que si él no te ama entonces tú no vales nada. Piensas que si él ya no te quiere él tiene razón, crees que su opinión sobre ti debe ser correcta. Piensas que si él te desecha es porque eres basura. Tú piensas que él te pertenece a ti porque tú sientes que le perteneces a él. No. “Pertenecer” es una mala palabra, especialmente cuando la usas con alguien que amas. El amor no debería ser así”. Toni Morrison 

“No voy a decir que haya que suprimir el amor de nuestra vida, sino que hay que introducir otras cosas en ella, para equilibrarlo. La gente dice que el amor es lo más importante de la vida, pero yo no estoy de acuerdo. Creo que la libertad es muy importante, así como la justicia, la solidaridad… Puede que el amor sea una de las cosas más importantes, pero no la única, ni la principal”. Mari Luz Esteban

“Es más fácil vivir a través de alguien más que convertirte en una persona completa tú misma”. Betty Friedan

“Es muy común que las mujeres piensen que soportar el maltrato y la crueldad y luego perdonar y olvidar es una muestra de compromiso y amor. Pero cuando amamos bien sabemos que la única respuesta sana y amorosa al abuso es alejarnos de quien nos hace daño”. Bell Hooks

“Amar demasiado no significa amar a demasiados hombres, ni enamorarse con demasiada frecuencia, ni sentir un amor genuino demasiado profundo por otro ser. En verdad, significa obsesionarse por un hombre y llamar a esa obsesión “amor”, permitiendo que esta controle nuestras emociones y gran parte de nuestra conducta y, si bien comprendemos que ejerce una influencia negativa sobre nuestra salud y nuestro bienestar, nos sentimos incapaces de librarnos de ella. Significa medir nuestro amor por la profundidad de nuestro tormento”. Robin Norwood

¿Qué amor queremos enseñarles a lxs niñxs?

Estos mitos perduran y perduran y los jóvenes de hoy en día siguen adoptándolos tanto en la infancia como en la juventud. No es de extrañar entonces que tengan tan asumida la presencia de ciertos comportamientos violentos en las relaciones amorosas, entienden una compatibilidad entre el amor y el maltrato, no solo eso, sino que pueden llegar a entenderlos como una prueba de amor. Este amor romántico es completamente nocivo, entiende que tu pareja es superior a ti en cualquier aspecto, a quien quieres más que a ti mismx, lo idealizas sin aceptar que también tiene defectos. Abandonemos estos mitos, abrámonos a un amor sano, a relaciones sanas. El objetivo es estar bien contigo, y si alguien quiere compartirlo, bienvenidx, pero no es nuestra prioridad, ni mucho menos una condición de felicidad.

15423511_10154716730500987_2053653580_n

Anuncios

3 respuestas a “Vamos a hablar del príncipe azul

  1. Una apologia de la histeria esta nota. El sustrato presente a lo largo de todo el texto es “y por que los hombres pueden X y nosotras no, por el solo hecho de tener vagina”…un desconocimiento total de la diferencia producto de una castracion incompleta.

    Lo mismo sobre el terror a la penetración emocional (esto es a saberse o sentirse “de” una persona amada)…el consejo es huid no dejeis que os penetren! Vaginismo emocional producto de no poder asumirse mujer, de la homosexualidad latente del movimiento feminista, y de todas las caracteristicas que trazo el supuesto “machista” Freud hace ya cien años y que tanto verifican en este texto.

    El amor triunfa chicas. Vosotras, solas, y sin reproduciros. Este occidente que hace apologia de la solteria y destruye a la familia sera reemplazado por el Islam, o por quien sea que conserve un modelo familiar patriarcal tradicional. Sociedades matriarcales (igualitarias) no hay. No sobrevivieron. Se extinguieron o nunca existieron. Por algo será no?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s